lunes, 10 de diciembre de 2012

Lentejas a mi manera


En la cocina siempre hay algún plato, ingrediente o preparación que no nos termina de gustar. Desde pequeñitos nuestros padres intentan darnos una dieta variada, equilibrada y sana pero no siempre es posible. Personalmente, el plato que siempre causó un gran dilema en mi casa son las lentejas. Siempre que tocaba comerlas me pasaba el día pensando en ellas y esperando que la hora de la comida nunca llegara. 
Pero hoy en día todo esto ha cambiado (para orgullo de mis padres jajajaa) y aunque no doy la vida por ellas me gustan y las como con frecuencia, eso si preparadas a mi manera.



Esta legumbre es un alimento muy completo, aporta hierro y aminoácidos y es ideal para vegetarianos por su alto nivel en proteínas.





Es un plato que como he dicho a los niños no les suele gustar mucho, aunque siempre hay excepciones, y por ello lo podemos disfrazar de alguna manera para que les resulte más atractivo a la hora de comer. Es un ingrediente muy versátil por lo que lo podemos preparar tanto en caliente, como es este caso, como en frío en una ensalada.


Ingredientes:
  • 200 grs de lentejas
  • Un tomate maduro
  • Una cebolla mediana
  • Bacon en tiras
  • Chorizo de cocinar
  • Sal
  • Pimienta
  • Pimentón
  • Un diente de ajo
  • 3 vasos grandes de agua o hasta cubrir las lentejas
  • Aceite de oliva


Elaboración:
  1. Picar finamente la cebolla, el ajo, el tomate una vez pelado y sin pepitas, el bacon y dos trocitos de chorizo.
  2. Poner un chorrito de aceite en un caldero, añadir el ajo y dorar levemente. Añadir la cebolla, un pellizco de sal y sofreír hasta que esté trasparente.
  3. Añadir el bacon y el chorizo. Rehogar unos minutos para que suelten la grasa.
  4. Añadir el tomate y sofreír unos 5 minutos. A continuación añadir la pimienta negra molida y el pimentón al gusto. Rehogar 1 minuto.
  5. Añadir las lentejas y el agua hasta cubrirlas. 
  6. Dejar cocer 45 minutos moviéndolas de vez en cuando. Rectificar de sal.
 

 
Con esta receta quiero animaros a que probéis poco a poco aquellos alimentos que os cuesta más comer. Os digo por propia experiencia, que a medida que van pasando los años los gustos en lo referente a la alimentación van cambiando y nos van gustando cosas que antes ni imaginábamos que podríamos comer, ¡¡Querer es poder!! jajaja.




Esta es una receta tradicional, económica, sabrosa, sencilla y además con el frío que tenemos que mejor que comer un platito bien calentito para entrar en calor.

 ¿Quién se apunta?.