jueves, 13 de diciembre de 2012

Canelones de Atún




Hoy ha sido una de esas mañanas libres, en las que tienes todo listo y te puede dedicar tranquilamente a lo que más te apetezca, sin prisas... El tiempo en la calle no invitaba mucho a salir, la verdad... apetecía más quedarse en casa, calentita y tranquila, lejos del estrés y del agobio de la ciudad, de los centros comerciales... 

Era temprano y no tenía nada para el almuerzo, así que decidí meterme en la cocina y preparar algo rico y acorde con estas temperaturas otoñales: unos buenos canelones cubiertos de bechamel y bien gratinaditos, por ejemplo. 



Sí, reconozcámoslo, se lo que estáis pensando... a pesar de estar buenísimos prepararlos es latoso, laborioso, requiere un tiempo que casi nunca tenemos. De hecho no son complicados pero sólo pensar en ponernos a hacer "manualidades" se nos quitan las ganas, yo la primera. Pero hoy decidí darle una oportunidad a esas placas de pastas olvidadas ya en el fondo del armario. Y gracias a dios no tuve que ir al super en busca de nada, todo lo tenía en casa: atún, leche, mantequilla, tomate frito, pimientos, cebollita... nada del otro mundo, cosas que siempre tenemos por casa. No había excusa, hoy sería el "día de los canelones".






Ingredientes:
  • 12 placas de pasta para canelones 
  • 2 latas grandes de atún
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1/2 pimiento verde
  • 80ml de tomate frito
  • Hierbas provenzales
  • Pimienta
  • Sal
  • Queso rallado para gratinar

Para la bechamel:
  • 90 g, de mantequilla
  • 90 g. de harina
  • 750 ml. de leche entera
  • Una pizca de nuez moscada
  • Sal



Elaboración:
  1. Lo primero que vamos a hacer es preparar el relleno de los canalones. Picamos los ajos, la cebolla y el pimiento en cuadradritos pequeños y lo ponemos al fuego en una sartén con tres cucharadas de aceite.  Le añadimos también la pimienta y la sal, y dejamos que se poche a fuego medio.
  2. Cuando la verdura esté tierna la molemos con la batidora. La volvemos a poner en la sartén y añadimos el atún bien desmigado y el tomate frito, y removemos bien.
  3. Hechamos las especias de hierbas provenzales y mezclamos bien. Tras dos minutitos a fuego medio-bajo, apartamos y reservamos en un plato.
  4. Ahora vamos con la pasta. Yo en esta ocasión he utilizado planchas de pasta que no necesitan ser hervidas sino que simplemente se sumergen en agua caliente 15-20min. Para mi es lo más cómodo y lo que recomiendo, ya que de esta forma evitaremos que la pasta se nos pase o nos quede cruda sino tenemos mucha experiencia. Las sumergimos y las iremos moviendo cada cierto tiempo para que no se peguen entre si.
  5. Mientras se ablanda la pasta haremos la bechamel. Primero ponemos la mantequilla en una sartén, cuando esté derretida le añadimos la harina y removemos bien con una varilla para que la harina se cocine y pierda su sabor. Muy importante dejar que se cocine, para que no nos de luego sabor a harina cruda.
  6. Luego poco a poco vamos añadiendo la leche, que previamente habremos calentado, hasta obtener la textura que estamos buscando. La cantidad de leche que indico es orientativa, ya que depende de si nos gusta la bechamel más o menos espesa. Más liquida o ligera, pues más leche. Por último, le añadimos nuez moscada al gusto y rectificamos de sal.
  7. Escurrimos las planchas de pasta y las colocamos sobre papel de horno. Sobre cada lámina de pasta ponemos un poco de relleno y cerramos.
  8. Precalentamos el horno a 180º.
  9. En una bandeja de horno ponemos bechamel en el fondo y con mucho cuidado vamos poniendo los canelones uno al lado del otro. Luego los cubrimos con bechamel y queso rallado para gratinar.
  10.  Introducimos la bandeja en el horno y horneamos a 180ºC durante 30 minutos aproximadamente. Les iremos echando un ojo de vez en cuando, ya que cada horno es diferente... y con el trabajo que nos hemos pegado no vaya a ser que se nos quemen ;). 



**********************

¡Qué bonitos han quedado! ¿A que si? Ha sido muy entretenido la verdad, hasta me lo he pasado bien y todo : D. Mirar que pinta tienen incluso antes de meterlos en el horno : P




Recién sacaditos, humeantes y dando olorcito.... ¿quién puede resistirse? Ahora un poco de paciencia, que se atemperen un poco... no nos vayamos a quemar : D




Fácil ¿eh? Si eres principiante seguro que pensabas que sería más complicado. Para los ya expertos deciros que a pesar de ser una receta muy básica está de rechupete : P





¿Ya te has animado? Seguro que sí. Si nunca los has preparado antes te animo a hacerlos por primera vez así, ya que es una receta muy sencilla y básica, para ir practicando. Cuando le tengamos el truco cogido puedes atreverte con infinidad de rellenos: pollo, boloñesa, espinacas...





¿Tienes ya todo anotado? ; )